I Edición
Crítica de Cine: El homenaje a un ángel caído

El homenaje a un ángel caído

  • Título: Amy (La chica detrás del nombre)
  • Título Original: Amy
  • Asif Kapadia
  • 2015
  • Reino Unido

Arrepiéntete de no haberla escuchado más. Parece repetir Asif Kapadia en cada plano de Amy (2015), su nuevo documental, en el que muestra la autenticidad y el virtuosismo de la mayor promesa del jazz de las últimas décadas, Amy Winehouse, por supuesto.

A través de la combinación de vídeos caseros –e inéditos– del día a día de la cantante, con más de un centenar de entrevistas realizadas a todo el círculo cercano y familiar de Amy, sin excepción; Kapadia consigue, no solo un resultado rítmico e intenso, sino también, adentrarnos en el diario y el corazón de una de las cantantes más criticadas y menos comprendidas de nuestro tiempo. Un tratamiento lírico de escenas que demuestran la inocencia y la bondad de una voz, juzgada severamente por sus excesos sin atender a los motivos que la llevaron a ellos. Una vida marcada desde muy pronto por el divorcio de sus padres, los problemas de alimentación desencadenados de esto, una personalidad guiada por impulsos y cargada de altibajos, y, ¿cómo no?, la tortuosísima relación con el que llegaría a ser su marido –y posteriormente, ex-marido–, Blake Fielder-Civil, quedan reflejados al milímetro en los 128 minutos de documental, para demostrar, además, que la debilidad y las drogas pueden conseguir que un corazón joven falle a los 27 años de edad.

Kapadia logra, como ya hacía en Senna (2010), reflejar fielmente a la artista que todos habíamos visto y a la persona que nunca nadie conoció. Con total intimidad y con más de tres años de investigación a su espalda, Amy hace que su homónima hable por sí misma en un estado transparente de sentimientos y emociones que da para reprochar a los que más le importaban, haber sido los que más daño le causaron.

Un homenaje sincero a una voz que estremeció al mundo desde el primer día en que vibró, clave en la historia del soul y del jazz, que desapareció en su punto más álgido dejándonos huérfanos de inspiración con solo dos álbumes a los que echar mano en momentos de necesidad, Frank (2003) y Back to Black (2007). Amy es una obra maestra, y uno de los mejores documentales biográficos que se han hecho pero, sobre todo, un reconocimiento a la persona que hay detrás de la artista, una explicación para su prematura y angustiosa muerte, y una banda sonora a una vida cargada de vicios y virtudes.

Deja un comentario