Fuera de Concurso
Crítica de Cine: Mucho antes que Pokémon Go

Mucho antes que Pokémon Go

  • Título: Atari: Game Over
  • Zack Penn
  • 2014
  • EE.UU.

Atari: Game Over es un documental realizado en gran parte gracias a la pasión y curiosidad de su director. Embebido por el fenómeno hype que se formó alrededor del considerado “peor” videojuego de la historia E.T (1982), Zack Penn trata de desentrañar a lo largo de su documental la gran leyenda urbana que habla de un vertedero con miles de cartuchos de este videojuego enterrados en algún punto del mismo hace más de 30 años.

Con esta simple premisa para la mayoría de nosotros que ni tan siquiera hemos echado nunca unas partiditas a una consola Atari, pionera en la industria de los videojuegos y del mundo de la informática en general –las consolas Atari fueron los primeros aparatos informáticos activos, es decir, aparatos con los que se podía interactuar en llegar de forma masiva a los hogares de todo el mundo–, Zack nos propone un viaje ameno e interesante al pasado para tratar de descubrir el porqué del gran hundimiento de esta mega empresa a través de su videojuego más polémico.

Sin duda alguna, la gran baza con la que juega el director estriba en la gran leyenda urbana formada gracias en gran parte a buscadores de Internet. Resulta curioso como una pequeña bola de nieve se puede acabar convirtiendo en una avalancha que arrasa con todo y con todos sin que haya nadie que pueda detenerla. Tan sencillo como teclear en un buscador “El peor videojuego de la historia” para que la pantalla se llene de entradas sin escrúpulos relacionadas con E.T: El videojuego, basado en la película de Steven Spielberg y que él mismo aprobó para su lanzamiento al mercado.

Pero más allá de descubrir si realmente hay miles de cartuchos debajo de ese vertedero, lo interesante del documental es el estudio sociológico que se encuentra detrás de esta premisa. A través de entrevistas a exdirectivos y empleados de la empresa de videojuegos más famosa de los 80, de entrevistas a gamers y fans del mundo de los videojuegos y, por supuesto, con la participación del único creador de tan famoso videojuego (Howard Scott Warshaw) –sin titubeos el peor parado de esta historia—, vamos descubriendo el daño que suelen ocasionar esas oleadas de fanatismo, de crítica imparable, de prácticamente calumniar un producto sin tan siquiera haberlo probado o digerido, ese fenómeno sociológico que dice que una mentira sencilla es más creíble que una verdad complicada. En este caso, no se ha llevado por delante una compañía multimillonaria como se vino diciendo, pues la quiebra de la compañía Atari como bien queda explicado en el documental se debió a otros fenómenos más allá del fracaso de uno de sus videojuegos, sí se llevó por delante al creador de susodicho juego. De hecho, Howard Scott nunca más volvió a programar ningún otro juego, a pesar de que hasta ese momento era uno de los mejores programadores de la compañía y creador de varios de los videojuegos más populares de la misma.

¿Qué hay detrás de E.T: El videojuego? Un solo programador que creó el videojuego desde 0 en escasas 5 semanas cuando la media de desarrollo para un videojuego de esas caracterísiticas eran 4 o 5 meses contando con un equipo de programadores y diseñadores. Un programador que hizo frente a los requisitos de una productora que quería explotar todo el merchandaising de una película que acababa de ser todo un éxito de taquilla y que hoy en día es todo un clásico. Howard Scott pudo haber copiado la base de otro juego y simplemente haber cambiado su interfaz, pero su genialidad lo obligababa a querer crear algo fresco y novedoso, un producto que finalmente acabó con su reputación y no porque en realidad fuese el peor juego de la historia (había muchos juegos peores de la misma compañía) sino por todo el hype destructivo que se creó a su alrededor.

Deja un comentario