II Edición
Crítica de Cine: Un western para olvidar

Un western para olvidar

  • Título: Forsaken
  • Jon Cassar
  • 2015
  • Canadá

Con frecuencia, cuando se rescata, se revisita o se homenajea un género cinematográfico se va a los extremos: o la nueva entrega lo parodia tanto hasta ridiculizarlo o le incrementa cuanto no era en otro tiempo muy importante obteniendo un producto fatigoso por largo y aburrido. Ah, si un director va a tomar como pretexto un género como el western para abordar en su película otros asuntos, bienvenido sea, pero que pretenda tonificar un audiovisual dentro del llamado oste y no muestre al menos los lugares comunes pero necesarios para salvar la manera de llevar la historia, de resolver el conflicto que se nos enseña, no tiene ni el perdón del público y menos de la crítica. ¿Qué pretendía el director de cine Jon Cassar con una propuesta como Forsaken? Un buen guión, un excelente elenco con padre e hijo Sutherland, además de los personajes tipos y otros ambivalentes como el Señor Dave, un pistolero contratado muy interesante como personaje.

Ahora Fowler es el contexto de la historia, un pueblo monótono y triste, donde sus habitantes caminan como maniquíes. Aquí nadie ríe. De Fowler se ha ido el alguacil y vemos a un señor con dinero pagándoles por la fuerza a los pobladores a fin de que abandonen sus haciendas. Tenemos al reverendo Clayton (Donald Sutherland), que rechaza a su hijo John Henry por haber sido este un pistolero asesino y temido. Pero el vástago, que no lo es tanto en Forsaken (Kiefer Sutherland tiene ya más de cincuenta y se le nota), quiere cambiar y demostrárselo al padre. Para ello ha dejado de portar armas y hasta no quiere pelear. Pero la banda sigue haciendo de las suyas y la coge con el reverendo Clayton. Se ha acelerado el conflicto, pero, ¿cuándo? Cuando le queda poco a la película. Lo que debió iniciarse desde mucho antes en Forsaken, se muestra entonces con un apuro bien filmado e incluso con una modesta música del género de marras, pero modestísima que ni se nota y no permite exponer y gozar una espectacularidad más desarrollada. Es gracioso por revelador cuando el protagonista va a buscar las armas literalmente a galope tendido. Así va a transcurrir lo que queda del relato narrado.

Forsaken contiene algunos parlamentos reiterativos en un guión correcto y hace gala de su puesta en pantalla con esa fotografía limpia que ostenta. Pero estamos ante un western, señor director Jon Cassar.

En resumen, Forsaken es una de las películas menos atractivas de lo que va de año y uno de los western tardíos más aburridos de toda la historia del género.

Deja un comentario