II Edición
Crítica de Cine: Por amor al arte

Por amor al arte

  • Título: Hitchcock/Truffaut
  • Kent Jones
  • 2015
  • EE.UU.

“Hay muchos directores que aman el cine, pero lo que usted tiene es amor por el mismo celuloide”, escribe Truffaut a Hitchcock.

El joven Truffaut solicitaba en su carta al veterano director “una entrevista grabada que duraría unos ocho días” con idea de publicarla después en forma de libro, que se editaría finalmente en francés en 1966: Le cinema selon Hitchcock (El cine según Hitchcock). En este libro Truffaut se proponía intentar explicar al detalle la visión única del cine que Hitchcok había demostrado a través de sus películas; esta era la opinión, al menos, de los jóvenes artistas de la revista Cahiers du Cinema (Godard, Rivette, Chabrol, Bazin), que con la misma pasión que usaban para escribir sobre películas se dedicaron después a realizarlas.

Su admiración compartida por el director de Extraños en un tren (Strangers on a Train), La soga (Rope) o Encadenados (Notorious) les llevó a estudiar y considerar sus películas verdaderas obras de arte cinematográfico, opinión que no era compartida por la crítica y público norteamericano, para quienes Hitch era simplemente un entertainer, un director habilidoso con cierta facilidad para inventar trucos que hipnotizan a la audiencia.

El documental aprovecha como hilo narrativo las grabaciones sonoras de las conversaciones que mantuvieron ambos directores para sumarse al objetivo final de dicha entrevista y el libro, que no era otro que convencer a la opinión pública de que Alfred Hitchcock era uno de los mayores creadores de ese arte llamado cine. Con este fin opinan sobre el libro, coincidiendo en la influencia que tuvo sobre ellos, una generación de cineastas que vio las películas de Hitchcock estrenarse en cines (Paul Schrader, Martin Scorsese, Peter Bogdanovich), junto a otra (David Fincher, Wes Anderson, James Gray, Richard Linklater) que ha conocido a Hitchcock en pantalla pequeña.

Hitchcock/Truffaut toma altura cuando se desliga de su referente sonoro-literario y muestra en detalle algunas secuencias de películas. Y es al oír hablar de las películas, y ver las imágenes, cuando la pantalla de cine se hace relevante. El amor y la pasión con que Scorsese o James Gray describen el impacto de Vértigo (Vertigo), o las propias palabras de Hitchcock sobre Psicosis (Psycho) (“era puro cine. No era una adaptación de una gran novela o una gran interpretación que conmoviese a los espectadores”), más la posibilidad de contemplar los planos en su tamaño original (“me gustaría que las películas fueran pensadas para 2.000 personas, y no para una”) nos hacen sentir en carne propia esa pasión por Hitchcock y sus películas, por su rigor y su audacia, por su tenacidad en el conocimiento del lenguaje cinematográfico, siempre con un objetivo en mente: el público.

El cine como medio de comunicación de masas, y la búsqueda de un lenguaje puramente cinematográfico, no basado o extraído del teatro o la literatura; la importancia de la pantalla de cine y la experiencia masiva frente a la experiencia personal en pantalla pequeña, todos estos temas se tratan en la película. Pero es el amor al cine, sin duda, el leitmotiv de este documental: el que siente el autor del libro, el de Hitchcock, el de todos los directores que aparecen comentando las películas, y por supuesto el del director del documental, Kent Jones, crítico de cine a su vez.

El simple hecho de ir a ver esta película en un cine nos une, como último eslabón, a esta celebración de amor al arte cinematográfico y a uno de sus más grandes creadores.

1 Comentario

  1. Estoy de acuerdo contigo en que el conocimiento del lenguaje cinematográfico es vital para ser un buen director (un magnífico director como lo es Hitchcock). El cine como una de las bellas artes necesita para expresarse un lenguaje preciso y propio, que aparte de definir la personalidad del director y le identifique con claridad, sea capaz de expresar la idea de sus películas claramente hacia el espectador que al fin y al cabo es el destinatario final de su obra. El lenguaje cinematográfico es fundamental en el cine y un crítico debe fijarse siempre en él. ¿Es bueno?, ¿Es suficiente?, ¿Es eficaz?, ¿Es creativo?…

Deja un comentario