I Edición
Crítica de Cine: Irreversia

Irreversia

  • Título: Irreversible
  • Título Original: Irréversible
  • Gaspar Noé
  • 2002
  • Francia

Siempre la gente que más habla es la que tiene más amigos, pero también la que se gana más problemas; y hablando de películas que dicen mucho, encontramos Irreversible de Gaspar Noé. Una producción estremecedora y perturbadora de principio a fin y en cada uno de sus elementos audiovisuales; hablo de los tiros de cámara, la paleta de colores, la música, las imágenes, la historia y por supuesto, la narrativa. Independientemente de las intenciones del director y de las críticas hechas a la película hay varias cosas que no se pueden negar.

Primero hablaré del argumento: Marcus y Pierre son dos amigos con percepciones del mundo bastante alejadas entre sí; Marcus es ahora novio de la exnovia de Pierre, Alex, quien después de una discusión con Marcus en una fiesta, sale hacia su casa sola y es violada en un túnel. Pierre y Marcus buscan al responsable para vengarse, pero las cosas no les salen como esperaban. Hasta ahí no parece tan controversial y desgarradora, ¿No? Y es cierto, no lo sería de no ser por el resto de elementos que acompañan esa “sencilla” trama… e incluso me he enterado de que el guión completo pudo tratarse solamente de dos páginas que expresaban la idea completa de lo que se quería contar.

La cámara es absolutamente móvil y se ejecuta a base de planos secuencia para desarrollar las escenas, además de elevarse, girar y casi nunca detenerse. Debo admitir que ver la película en un televisor —aunque sea de 50 pulgadas— no es para nada cercano a lo que es verla en una sala de cine. La sola posibilidad de pausar, adelantar o distraerse en otro asunto, es suficiente para dar esperanza en una película que lo que hace es quitárnosla. Aun cuando no se haga ninguna de esas cosas, la mera posibilidad ya nos calma un poco los nervios. En cambio en el cine, el sentimiento es de total claustrofobia y no hay escapatoria, el sonido lo envuelve todo y ni siquiera cerrar los ojos basta. Uno de los principales factores que hace que le película tenga ese corte perturbador y brutal es la narrativa inversa que utiliza; parece algo bastante normal, “solo una forma distinta de contar la historia”, como en muchas otras películas, pero el aporte real es que los espectadores nos cargamos desde el principio con todas las consecuencias que traen las decisiones de los personajes y entendemos que nos van a hablar de algo serio, de algo crudo y real, que no se va a poner con juegos. Eso también lo evidencia el hecho de que el bar de una de las primeras escenas sea homosexual, porque la idea en ningún momento es despertar deseo, sino abrir los ojos del espectador de un golpe… y los que no la han visto, no se imaginan qué tan fuerte.

Debo ir más allá de mencionar si la película es buena o mala, si “me gusta” o “ya no me gusta” como si de Facebook se tratara, debo decir que todo lo que la película quiere expresar es: “El tiempo lo destruye todo” y lo hace de una manera magistral, más allá de si nos gustó o no, eso es algo que no podemos negar ni aun siendo totalmente subjetivos. Y el desenlace fatal no sucede solo en el filme, sino también en nuestras cabezas, porque nos estrellan en la cara desde el principio que no servirá de nada la venganza ni la justicia, así como pasa con nosotros mismos. En resumen, la película nos deja la idea de la vida como algo irreparable, irremediable, irresistible, irracional… crudamente Irreversible.

Deja un comentario