II Edición
Crítica de Cine: Juego con el trono de sofá

Juego con el trono de sofá

  • Título: Juego de tronos
  • Título Original: Game of Thrones
  • David Benioff (creador), D.B. Weiss (creador)
  • 2011
  • EE.UU.

Realmente es un misterio que todo lo que tenga que ver con la época medieval tenga tanto atractivo, es quizá la época favorita para todas las historias de fantasía que han sido exitosas en los últimos años, algunas de ellas como: la trilogía de El señor de los anillos, Las crónicas de Narnia y hasta la saga de Harry Potter basan sus personajes y artilugios en el medioevo. Y es que en estas rimbombantes historias nunca aparece un arma de fuego o algún aparato tecnológico. Siempre son las maravillosas espadas dotadas de todos los poderes del universo, magos, duendes, dragones y caballeros los que protagonizan estos apasionantes dramas.

Ya el cine había explotado este lucrativo género y la televisión no podía quedarse atrás cuando pensó en crear una serie con la misma temática y les funcionó. Hasta el día de hoy ha sido un completo éxito, ya que utiliza temáticas que han sido efectivas a través de toda la historia del entretenimiento como son: la violencia, la política y el sexo. Y este último sí que ha sido explotado en esta serie, que desde sus inicios se caracterizó por no desaprovechar una escena con tal de mostrar alguna parte femenina o en su defecto todas sus partes; además de que trata cuestiones como la homosexualidad y el incesto como algo cotidiano.

Esta crítica no trata de mostrar la evolución de la historia a través de sus ya seis temporadas, sería una completa pérdida de tiempo, de eso se ocupan miles de sitios en Internet. Tampoco de esclarecer las posibles teorías de cómo terminará la historia, nada de eso. Más bien trata de exponer a quienes no la conocen cuáles son las razones por las que tiene atrapados a millones de televidentes en todo el mundo y por qué es prácticamente imprescindible hoy día:

Número uno moda: Si queremos tener un tema de conversación o una oportunidad para ligar nada mejor que comentar las últimas decapitaciones u optar por algo menos escabroso como una invitación formal para ver el próximo capítulo. Realmente son pocos los que se resisten a tan anhelada invitación: el invitado se siente que ha entrado a la sala VIP y el anfitrión adquiere notoriedad y un cierto estatus ¡Oh, tiene suscripción a HBO MAX!

Número dos morbo: Nada mejor que ver personas hermosas sin ropa y de esto está plagada la serie, todas las medievales cuentan con cuerpos dignos de los desfiles de Victoria Secrets, hasta la más mala bruja y una reina con tres hijos tienen medidas perfectas y unos senos que de seguro ya están en los consultorios de los cirujanos plásticos en el mundo. ¡Quiero los senos de Melisandre!

Número tres soñar despierto: Quién no sueña con tener una fuerza descomunal o ser una especie de súper héroe que nadie puede derrotar, que maneje la espada a la perfección y siempre salga ileso… incluso de la misma muerte. ¡Jon Snow está vivo!

Número cuatro el elemento sorpresa: Nada más tétrico para quienes amamos las historias que intuir lo que va a pasar, el ser predecible es la muerte en cualquier historia sea en cine, en televisión, escrita o relatada, nada peor que eso. Y esta serie es todo menos predecible. Y así, en cualquier momento, sale disparada la cabeza del protagonista y nos quedamos con la boca abierta. ¡¿Por qué siempre matan a Sean Bean?! #seanbeanalives.

Número cinco tenemos de donde elegir: La historia es tan enrevesada que a medida que mueren protagonistas surgen unos nuevos que llegan a ser objeto de nuestras simpatías, así no nos quedaremos tristes si a nuestro protagonista le dieron veneno, fue atravesado por una lanza o si lo mató una sombra como a mi favorito Renly Baratheon. Cualquiera puede sentarse en el trono de espadas, ¡a estas alturas hasta creo que es posible que sea un dragón!

Número seis todo el tiempo para ponernos al día: como el espacio entre una temporada y otra dura una eternidad, tenemos tiempo de sobra para repasarnos toda la serie unas veinte veces y entenderla por completo antes de que salga la próxima entrega, pero con el agravante que para cuando salga ya estaremos hasta la coronilla de posibles escenas, entrevistas y spoilers, como la portada de Entertainment Weekly  “¡He´s Alive!”

Son seis buenos motivos por los que ver esta serie, y seguramente tenga muchos motivos más que cada uno elegirá a su antojo. Lo cierto es que vale la pena disfrutar de los estupendos decorados, las hermosas locaciones y los vestuarios majestuosos, combinado todo esto, con un buen guión que sabe mantener la atención hasta el último momento, aun teniendo en su contra la gran cantidad de historias entrelazadas pero que saben seguir un hilo conductor coherente que hace verosímil todo el relato.

Y algo que seguramente ha atrapado a la mayoría, y es la buena mezcla entre realidad y fantasía que no parece forzada e incluso la hace creíble y necesaria en ese mundo violento y despiadado en que se desenvuelven sus personajes. Una buena manera de pasar el rato y disfrutar de todo lo que el buen dinero puede dar, ¡y que lo diga HBO que invierte cerca de diez millones de dólares por cada capítulo!

3 Comentarios

  1. Lo que más me gusta de esta clase de peliculas es sumergirnos en la fantasía como si fuera real. Y eso hace que sigamos cautivos hasta el final. Siempre queremos un final feliz.

Deja un comentario