II Edición
Crítica de Cine: Una cumbre nada pavorosa

Una cumbre nada pavorosa

  • Título: La cumbre escarlata
  • Título Original: Crimson Peak
  • Guillermo del Toro
  • 2015
  • EE.UU.

Una relación incestuosa entre hermanos, asesinatos en el pasado y otros que pueden comenzar, fantasmas familiares y mediadores entre el mundo de los vivos y los muertos, sueños y visiones entremezclados y una extraña casa muy antigua y repleta de secretos hacen de La cumbre escarlata (2015), la propuesta cinematográfica del mexicano Guillermo del Toro, un filme ideado en la estética del relato gótico. Sin embargo, cierta ingenuidad de sus planteamientos a nivel tanto de guion como de historia puede enmarcar esta obra en una especie de cinta para infantes.

¿Terror para niños? Sí, claro. Pero Del Toro ha pretendido sorprender a los espectadores mayores de edad, a quienes va dirigida su película, pero ha decepcionado. La cumbre escarlata revela una trama llena de lugares comunes y un guion facilista y atestado de frases hechas. Al atreverse Del Toro a empezar su película con la voz en off de la protagonista, quien te echa en cara el parlamento simplón de que los fantasmas existen y yo comencé a verlos desde el día que mi madre murió, uno se espera una escena posterior impactante en terror y aparece esta dama ya muerta e irreconocible, eso sí, bien hecha por computadora, aunque vamos, nada pavorosa.

En el avance de la trama de La cumbre escarlata, se asiste a un cambio de fortuna de la protagonista con la llegada de un barón raro y su hermana, no menos extraña. Un detalle de relevancia es que los actores escogidos por el equipo de Guillermo del Toro casi siempre están bien. La letra escarlata recuerda lo mejor y lo peor del director mexicano, por lo general más centrado aquí en cómo quiere adornar una historia que en su dinámica más coherente y simbólica. ¿Para qué tantas mariposas en la atmósfera de esta película? ¿Para qué esa máquina del barón, tildada de infernal? En fin, ¿lo peor de La cumbre escarlata después de sus “simpáticos” fantasmas? El diálogo entre la hermana del barón y la protagonista en torno a la defensa de aquel amor monstruoso que existe entre ambos. ¿Lo mejor? El cuchillo clavado en la cara del barón, pero Guillermo, eso no salva a tu filme de cuan malo es, sino que recuerda cuanto te reiteras y lo que te interesa aquí en realidad: contar para niños cuentos de terror desde el cine.

Deja un comentario