Fuera de Concurso
Crítica de Cine: La infancia perdida

La infancia perdida

  • Título: Lion
  • Garth Davis
  • 2016
  • Australia

Un plano cenital nos sitúa en la perspectiva que guiará la búsqueda de una pérdida. Esta reconciliación del plano técnico y formal con el sentido de la película se fundamenta en el método de indagación que el personaje protagonista Saroo o Sheru, según quien lo conozca y lo haya conocido, emplea con el fin de reencontrase con sus orígenes.

Lion narra la historia de un niño perdido que por azares del destino acaba siendo adoptado por una familia de un país desarrollado (o subdesarrollante). De esta forma, se criará bajo las condiciones socioculturales de su nuevo entorno. Sus orígenes ya no son relevantes. Sin embargo, en un momento puntual de su vida un objeto con función de recordatorio provocará en Saroo la necesidad por reencontrarse con su familia perdida. Así, comienza una búsqueda bajo la perspectiva de una necesidad espiritual, pero también bajo la mirada de las herramientas tecnológicas. De ahí, el uso del plano cenital.

La película queda de esta manera divida en dos partes. La primera, en la que se cuenta el periplo desafortunado, crudo y amarrado a la pobreza del Saroo niño. Un relato donde se comprueba la pérdida desventurada de la infancia. Una infancia ya de por sí menospreciada por la miseria y el recurso irremediable a trabajos de insignificantes gratificaciones monetarias y anímicas. La segunda parte, el rebrotar en la memoria de Saroo de su infancia perdida, de sus recuerdos. Momento en el que se inicia la búsqueda hacia el reencuentro.

Lion se convierte de esta manera en un relato con todos los componentes anímico sentimentales para construir una historia bonita. Una historia de la desdicha, la superación, la tenacidad y el éxito. Una historia nacida de la miseria y engendrada desde los vínculos sentimentales más primarios: los de la familia. Lion puede ser una película que conmueva al espectador con un plano patético (sensibilidad pasional) afinado. Puede, para el espectador cínico, desengañado o alérgico a las pasiones forzadas, generar un cierto aspecto de repulsa. De cualquier modo, no pierde el interés por completo esta historia sorprendente y que, al final de la película, se comprueba pueda tener un fin comunicativo sobre un problema sustancial en la India: la pérdida de niños, la pérdida de la infancia

Deja un comentario