Fuera de Concurso
Crítica de Cine: Humor en el sótano

Humor en el sótano

  • Título: Los informáticos
  • Título Original: The IT Crowd
  • Graham Linehan
  • 2006
  • Reino Unido

Quiero comenzar esta crítica parafraseando a Stanley Kubrick: “Esta es mi sitcom, hay otras muchas, pero esta es la mía”. Y no lo digo sin haberlo reflexionado. Porque The IT Crowd ha conseguido que las risas enlatadas no me molesten. Porque ha conseguido hacerme reír como pocas veces me había reído delante de una pantalla –con perdón de Chaplin, Wilder, Benigni, Wes Anderson…–. Porque como gran fan de Ricky Gervais y sus trabajos, creo que no sería él mismo si no hubiese existido antes esta serie. Por todo ello, esta sitcom merece ser colocada en un pedestal aparte.

Graham Linehan, el creador de esta producción británica, continúa exprimiendo la herencia de humor absurdo a borbotones dejado por los Monty Python, de los que se abastece para crear situaciones que muchas veces parecen un homenaje a tan ilustres cómicos. Sin embargo, Linehan se aleja más de los gags deshilachados, para conseguir un producto final redondo y pulido.

Roy (Chris O´Dowd) y Moss (Richard Ayoade) son los protagonistas de esta desternillante comedia de situaciones. Dos informáticos que trabajan en el sótano de una gran empresa liderada por un jefe de lo más excéntrico (y egocéntrico). En las profundidades del edificio habitan gran parte del día estos dos geeks, trabajando a sus anchas pero desconectados de todo lo que sucede en el resto del edificio, hasta que llega Jen (Katherine Parkinson) que, después de una entrevista de lo más surrealista, acaba como jefa del departamento de informática (sin saber ni papa de informática, claro).

Nadie querría a Roy y Moss como compañeros de trabajo (por lo menos de entrada), dos expertos tomadores de pelo que te pueden dejar en evidencia a las primeras de cambio y la única compasión que verás en ellos es ver cómo se rompen la caja. Así que Jen, cuyo sueño es convertirse en relaciones públicas y tener un despacho acristalado en la séptima planta, intentará por todos los medios que ese departamento abandonado por la mano de dios adquiera mejor reputación, para así obtener logros personales que la acerquen a su gran sueño. Lo que no sabía Jen, ni todos los que todavía no disfrutasteis de esta maravillosa comedia, es como se las gastan Roy y Moss; la pareja atómica, el complemento y el suplemento, las dos caras de una misma moneda.

The IT Crowd es una ráfaga de aire fresco (pese a que ya tiene sus añitos). Acostumbrados a los grandes formatos con los que nos bombardean actualmente –sitcoms de más de 20 capítulos por temporada, con tropecientas temporadas–,The IT Crowd con sus cuatro temporadas, con sus exactos seis capítulos en cada una de ellas, consigue así realzar la importancia y el valor de cada uno de ellos, ya que a veces, menos es más. Por supuesto, no podía faltar la guinda del pastel. Así que Graham Linehan nos regaló una quinta temporada de un único capítulo (The Internet Is Coming, 2013) pero con una duración doble, que sirve como colofón final para despedirnos de Roy, Moss, Jen y otros personajes que convertirán tu flácido vientre en una tableta de chocolate de tanto que te vas a reír con estos auténticos personajes.

Por último, quiero hacer una advertencia. No sé cómo será el doblaje de la serie en castellano, por lo que recomiendo (siempre lo haré) que la veáis en versión original subtitulada. Si la ves doblada y no te gusta, me lo puedo esperar, pues perderse el acento de irlandés cerrado de Roy, los tics lingüísticos de Moss y todos los registros de la voz de Jen, es cargarse gran parte del encanto de la serie y de paso el excelente trabajo de los actores.

No temáis bajar al sótano.

1 Comentario

Deja un comentario