I Edición
Crítica de Cine: Nubes sobre Birmingham

Nubes sobre Birmingham

  • Título: Peaky Blinders
  • Steven Knight
  • 2013
  • Reino Unido

Mientras el primer canal de la BBC (BBC One) apuesta por contenido orientado hacia el gran público, el segundo canal de la compañía (BBC Two) continúa con una línea independiente e innovadora conformada por series dirigidas a una audiencia más reducida. En esta ocasión, se inspiró en los estudios sobre la banda inglesa Peaky Blinders y otras corrientes criminales del periodo de entreguerras (1918-1939) para crear una trama sobre corrupción, contrabando, drogas, sexo, violencia y juego. Su fin cultural y educativo queda reflejado en este drama histórico en el que se muestran las consecuencias de la Primera Guerra Mundial (1914-1918) en la sociedad inglesa.

Tras el primer gran conflicto internacional de la historia, los supervivientes volvían a sus hogares completamente mermados psicológicamente por la guerra de trincheras, transformados en seres hostiles que encontraron en la violencia callejera su refugio en un periodo de crisis social y económica. Esto es precisamente lo que le ocurre a Tommy Shelby (Cillian Murphy), el líder de la banda Peaky Blinders cuyo carácter se ha vuelto frío y calculador, turbado por recuerdos de la guerra. Shelby trata de erigir su imperio gánster junto con su familia, comenzando por un pequeño local de apuestas hípicas en la ciudad industrial de Birmingham. Su ambición despertará la atención del ministro Winston Churchill, quién enviará a un comisario sediento de reconocimiento (Sam Neill) para poner orden en una ciudad a la deriva.

En septiembre de 2013 comenzó la emisión de la primera temporada (dirigida por Otto Bathurst, Black Mirror y Tom Harper, Misfits) seguida por una segunda en octubre de 2014 (Colm McCarthy, Sherlock) y en espera de una tercera, actualmente en rodaje y cuyo estreno está programado para 2016. Todas conformadas por seis capítulos de una hora de duración que recrean con excepcional fidelidad la situación de la época, no descuidando el vestuario que caracterizaba a la banda, así como sus cortes de pelo, sus costumbres religiosas y su argot. Igual de brillante es el trabajo de localización y ambientación para situarnos en un Birmingham cubierto por humo y carbón, o la recreación de la indumentaria del cuerpo de policía y de las altas clases sociales. Por otro lado, este clima de tensión entre la policía y los Peaky Blinders aumenta cuando se sazona la trama introduciendo correctamente otros alicientes como el amor prohibido, los movimientos políticos armados (comunismo y I.R.A) o las culturas urbanas que también tratan de hacerse con el control como los judíos, los gitanos o las mafias italianas.

Un buen guión (Steven Knight, Promesas del Este) acompañado por una excepcional banda sonora liderada por el tema Red Right Hand de Nick Cave and The Bad Seeds. A ello se suma un especial cuidado por la estética, con una iluminación que nos sitúa en un periodo tan lúgubre como aquel. Tampoco podemos olvidar las buenas actuaciones de un reparto curtido tanto en cine como en televisión y encabezado por dos grandes como Cillian Murphy y Sam Neill, con un creciente protagonismo de Tom Hardy.

En definitiva, una producción ambiciosa que consigue mantenernos ligados a una trama enmarcada en un contexto social fielmente representado. Una opción prioritaria dentro de la gran oferta de series de calidad.

Deja un comentario