Fuera de Concurso
Crítica de Cine: Disfrutemos de una misteriosa infidelidad

Disfrutemos de una misteriosa infidelidad

  • Título: The Affair
  • Hagai Levi
  • 2014
  • EE.UU.

The Affair, creada por Hagai Levi y Sarah Treem, entró con fuerza en el panorama ya que en su primera temporada ganó el Globo de Oro a la mejor serie de drama. Tengo que reconocer que cuando empecé a ver los primeros episodios me sorprendieron muchas cosas: la estructura, la historia y el uso de diferentes narradores en cada episodio. En definitiva, pensé que era una serie que valía la pena. Después de dos temporadas, considero que es buena, muy interesante, pero que podría mejorar en varios aspectos.

Como he dicho antes, una de las cosas que me sorprendió más fue como se estructuran los episodios, normalmente en dos partes: la primera mitad narra la historia de uno de los protagonistas mientras que la segunda parte del episodio cuenta lo que le ocurre a otro protagonista. Esta manera de presentar la historia es original, una propuesta diferente. En mi opinión, esto tiene sus puntos fuertes y sus puntos débiles. Por un lado, la idea de olvidarnos de un narrador omnisciente ya se aleja de todo lo convencional. Dependiendo de quien sea el narrador de esa parte del episodio, las cosas ocurren de un modo o de otro, las situaciones son diferentes e incluso la vestimenta y los peinados de los personajes son diferentes. El uso de varios puntos de vista permite que entendamos y conozcamos mucho más a los personajes porque vemos las cosas desde su punto de vista y como ellos las entienden. Además, cuando las dos partes no se solapan (luego entenderéis a que me refiero) la historia avanza a un ritmo perfecto y todo encaja a la perfección.

Sin embargo, no es oro todo lo que reluce. Hay muchos episodios en los que vivimos dos veces la misma historia, aunque la primera parte del episodio es desde el punto de vista de un personaje y la segunda parte es desde el punto de vista del otro. Antes he mencionado la parte positiva de que ocurra esto, el problema está en que muchas veces esto hace que la historia no avance demasiado y parezca que se encalle. Además, tienes que estar muy concentrado porque a veces estás viendo lo mismo que ya has visto hace veinte minutos pero como cambia tanto el modo de verlo del otro personaje, es difícil percatarse que es lo mismo y resulta fácil perderse. Como he dicho anteriormente, es mejor cuando las dos partes del episodio no se solapan, no cuentan exactamente lo mismo. Solo con que tuviesen un vínculo y sentido entre ellas para mí sería suficiente.

Por lo que respecta a la historia, la temática es interesante, una mezcla de drama y suspense muy entretenida. En este sentido, creo que en la segunda temporada han acertado contando mucho más de una de las tramas principales de la serie, lo que le da sentido a todo el conjunto y creo que la tercera temporada nos puede deparar muchas sorpresas. Bien por eso.

Por lo que respeta a los intérpretes, me encanta el cuarteto protagonista. En una serie es normal que uno nos caiga mejor que otro, que a uno lo veamos bueno y al otro malo, etc. En esta serie, como son ellos los que nos van contando la historia y cada uno lo ve a su manera, llegas a la conclusión de que no hay alguien bueno ni alguien malo, todos tienen su gracia, puedes llegar a entenderlos a todos. Antes de terminar solo me gustaría mencionar que los cuatro actores: Dominic West, Ruth Wilson, Maura Tierney y Joshua Jackson se salen en sus interpretaciones. Muy acertado el casting de la serie.

Concluyendo, The Affair es una buena serie, diferente en muchos sentidos pero que tiene deberes pendientes de cara a futuras temporadas. Debe ganar en ritmo, no centrarse tanto en repetir historias y situaciones, y explicar con todo la fuerza posible la gran trama de la serie. Si mejora en este sentido, puede ser una gran serie.

Deja un comentario