Fuera de Concurso
Crítica de Cine: ¿Apocalipsis zombie o apocalipsis humano?

¿Apocalipsis zombie o apocalipsis humano?

  • Título: The Walking Dead
  • Frank Darabont
  • 2010
  • EE.UU.

Desde hace unos días tenía bastante claro lo que quería escribir acerca de la sexta temporada de una de las series más de moda actualmente, The Walking Dead. Después de ver el último episodio, que dicho sea de paso me decepcionó muchísimo, intentaré que mi opinión acerca de este episodio no afecte a mi crítica. Antes de empezar, hay que reconocer que la serie ha mejorado con respecto a temporadas anteriores.

En temporadas previas, nuestros protagonistas tenían vidas muy nómadas, iban de un sito para otro, muchas muertes, poca estabilidad. Esto tenía sus ventajas y sus desventajas. Por un lado, los espectadores no podíamos permitirnos el lujo de relajarnos ni un minuto. La vida de nuestros protagonistas estaba en suspense durante casi cada episodio, la incertidumbre se palpaba en el ambiente y los zombis aparecían por doquier. Sin embargo, esto implicaba que muchas veces el grupo de protagonistas se tenía que dividir y tardaban cinco o seis episodios de una sola temporada para volver a encontrarse. Durante estos capítulos, en un episodio veíamos lo que les había pasado a unos, en otro episodio a los otros y así iba avanzando la trama. Al final, cuando se encontraban, algo impactante les pasaba y hasta la siguiente temporada. Había llegado un punto en que pensaba que la serie ya no avanzaba. Por suerte, en esta temporada han encontrado un sitio donde vivir y gracias al hecho de que se han vuelto más sedentarios (y más humanos, o al menos lo intentan) y que están protegidos, todos los peligros del exterior asustan más y el miedo a perderlo todo es mucho más fuerte. Además, gracias al hecho de que están todos juntos, la historia es mucho más coral y no “perdemos” episodios viendo solo a dos personajes (que un poco gusta, pero mucho cansa).

Por lo que respeta a la historia, mucha acción, mucha violencia, entretenimiento en estado puro. La serie ha subido las revoluciones para ofrecernos algo más brutal en comparación con lo visto hasta ahora y la verdad es que se agradece. El pensamiento que se está fundando en la mente de los espectadores es el siguiente: ¿Hasta qué punto el grupo de Rick y compañía son buenos? ¿Hasta qué punto son igual de malos que sus enemigos? Pensamientos que hacen que en esta temporada haya empezado a ver a nuestros protagonistas con otros ojos. Punto positivo. Ver una evolución de este calibre siempre supone un plus para la construcción de unos personajes complejos, difíciles y atormentados.

Como punto negativo, mencionar que quizás los zombis han perdido un poco de protagonismo. Es verdad que cuando han aparecido lo han hecho por todo lo alto, pero en esta temporada he sufrido más bien poco por su culpa. Parece que la serie ha tomado otro rumbo: otros grupos de humanos son más peligrosos y parece que de aquí en adelante esa será la tónica de la serie.

Antes de terminar, y después del revuelo causado, debo dedicar un párrafo para el último capítulo. Creo que es el peor final de temporada/serie que he visto hasta la fecha, y eso que he visto bastantes. Han querido presentar a Negan de un modo tan espectacular, tan a lo grande, que el capítulo quedó reducido a muy poca cosa. Carol y Morgan perdidos, conociendo a dos nuevos personajes (espero que puedan sacar algo positivo de esto). El grupo de Rick y compañía jugando al juego del gato y el ratón con los secuaces de Negan cuando en otras ocasiones hubieran empezado a repartir estopa a las primeras de cambio. ¿Y ahora qué? Parece que todo lo que habían construido durante la temporada desaparecerá por arte de magia y volveremos a estar al mismo punto que cuando llegaron a la Terminal. Esperaba un poco más del episodio. Pienso que Negan podía ser presentado de manera brutal pero sin hacer retroceder la historia. Espero que me equivoque y la séptima temporada nos sorprenda a todos. Ahora toca esperar seis meses. ¡Qué pasen rápido!

Deja un comentario