Fuera de Concurso
Crítica de Cine: La búsqueda de la película

La búsqueda de la película

  • Título: Todos vosotros sois capitanes
  • Título Original: Todos vos sodes capitáns
  • Oliver Laxe
  • 2010
  • España

Cuando una forma de arte cuestiona dentro de su forma de expresión los elementos constitutivos de su ser y, por tanto, su ser, se puede considerar que dicha forma de arte se encuentra en un momento crítico. Un momento en el que la labor, la función, del arte está en entredicho. Esto se aprecia, sobre todo, con la aparición de las vanguardias históricas, donde las artes tradicionales reformularon sus medios de expresión, de manera que los elementos que componían su forma de expresión pasaron a primer plano, a una exposición palmaria. Como consecuencia la obra de arte empezó a pensarse a sí misma. En la pintura, la línea abandonaba su función para representar el trazo, silueta o forma de una figura para ser simplemente una línea, con las consecuencias significativas que ello conllevaba. Estas tendencias artísticas caen bajo la denominación del prefijo meta, metapoesía, metapintura, metaliteratura. Es decir, la poesía que para poetizar piensa en la forma misma del poetizar. Piensa y actúa. Esto se ha interpretado como un síntoma de agotamiento y casi agonía del arte. Una especie de deterioro y crisis en su función social. Ahora bien, también puede entenderse como una oportunidad.

La película de Oliver Laxe Todos vosotros sois capitanes representa la segunda opción. Que la película se piense a sí misma, que se busque a sí misma dentro de la película no es un síntoma de asfixia histórica, de pérdida o carencia del influjo poético del cine. Es, más bien, la respuesta a una necesidad, el impulso por hacer algo, por hacer algo que ha de vibrar en consonancia con un temblor leve del alma: la necesidad de filmar una película. Por tanto, si se tiene dicha necesidad, si el deseo está anhelante, por qué no ejercer la acción, por qué no iniciar la película sin cierta idea de la película; porque si la película se busca a sí misma, acabará por encontrarse.

En este sentido la cinta de Oliver Laxe muestra una serie de recurrencias formales que manifiestan ese impulso por la búsqueda de la película. En primer lugar, se inicia con una clase en la que una profesora propone a su alumnos, jóvenes marroquís, que se atrevan a explicar las particularidades de los códigos gestuales de su sistema de comunicación. Lo que, en la superficie, se presenta como un reconocimiento por la diversidad cultural y, en el fondo, como una velada búsqueda del lenguaje propio, del lenguaje que se irá ejecutando en la película, la búsqueda de la película.

Por otra parte, la ejecución se presenta bajo la forma de un pseudodocumental, lo que conlleva una implicación del director en el film desde sus inicios, es decir, en lugar de mantenerse detrás de las cámaras, el director está presente, está in scena. Su presencia en escena, no obstante, no es tanto como la de un actor más, sino como la de un director en búsqueda de su película, en unos esbozos de rodaje.

La presencia del director dentro del plano definirá la estructura de la cinta. Así, se divide el film en dos partes. La primera marcada por la fuerte presencia e implicación del director en el rodaje, siempre in scena. Y la segunda parte en la que la figura del director desaparece. Formalmente esto también conlleva sus implicaciones. En el primer caso, ya casi explicadas, el regidor procura, inicia, ensaya, busca, enseña, pero todo bajo la expresión de un esbozo, de un trazo todavía no definido. La segunda parte, en cambio, supone una estabilidad en el lenguaje cinematográfico. El plano se estabiliza, frente al dinamismo y aparente caos anterior. El encuadre busca, enfoca, encuentra puntos de belleza dispersos por Tánger. La desaparición del director crea un quiebre en la película, una diferenciación, un encuentro en el lenguaje cinematográfico. Y, todo ello, gracias a la persistencia de la búsqueda. En principio, una aparente opción metafílmica. Al final, una opción de búsqueda y encuentro.

Deja un comentario